14 noviembre 2017

Una distopía de esclavitud moderna

Mano de obra (Seix Barral biblioteca breve)Mano de obra by Diamela Eltit
My rating: 3 of 5 stars

Unos empleados de un gran "super" (supermercado) en alguna ciudad en Chile sufren terrible explotación por los supervisores que los empujan para hacer más ventas mientras los hostigan y castigan con multas por cualquier falta, y la empresa exige cada vez más horas de trabajo por menos dinero. Todos sufren sicológica y físicamente por ansiedad y agotamiento, y comparten una casa con su alquiler, tareas y sus penas, donde dependen unos de otros por apoyo. Pero también se desconfían y compiten para conservar sus miserables empleos, hasta uno de ellos comete una gran traición que motiva una tímida sugestión de rebelión colectiva contra el sistema — que puede ser nada más que una fantasía. Es una distopía, una fábula bastante deprimente pero un retrato de una realidad cada vez más común en nuestro siglo XXI.

View all my reviews

03 noviembre 2017

"Yo, Feuerbach" — un actorazo

(Cliquea para agrandar)
Otra espléndida producción en el teatro de La Abadía (Madrid): Yo, Feuerbach de Tankred Dorst, con Pedro Casablanc (Feuerbach) y Samuel Viyuela González (El ayudante)

Feuerbach es un actor maduro largamente en paro. Elegantemente vestido y desesperado por conseguir un papel para volver a las tablas, acude para una cita con el director de una nueva obra. Pero el director no está y es El ayudante, un joven y probably aspirante a director escénico, que lo recibe y lo acompaña en su espera. Que va a ser larga.

El ayudante tiene un momento de emoción desbordada, breve, pero aparte de este momento es el viejo actor Feuerbach que lleva todo el peso del drama, en una magnífica representación por Pedro Casablanc. ¡Qué actorazo! Mientras espera y desespera, él recuerda y revive sus triunfos y decepciones, explota en ira, se disculpa abyectamete, actúa escenas que no se sabe si realmente alguna vez presentó en algún teatro — nombra teatros de varias pequeñas ciudades alemanas — declama, y luego repite, con voz fuerte y gestos dramáticos un largo parlamento en italiano, suelta unos pájaros mágicos con tanta convicción que casi nos hace verlos volar. Después describe en tono muy serio las muchas cosas que aprendió de un importantísimo director escénico cuyo nombre no le suena al ayudante, y que resulta — se le escapa el dato en un desliz — haber sido realmente el psiquiatra que lo trató durante los siete años que fue recluido en una clínica.

Este papel le permite al actor hacer casi todo lo que sabe, desde vodevil a tragedia, tristeza a exuberancia, enorme energía y decaimiento. Sin semejante actor, no sería nada más que una serie de largos monólogos. Me hizo pensar en el contraste con Chéjov, cuya comedia "Los veraneantes" habíamos visto en una versión actualizada también en La Abadía. El dramaturgo ruso nos presenta un problema o conflicto para al final resolverlo de alguna manera inesperada. En cambio en "Feuerbach",  Tankred Dorst (dramaturgo y escritor alemán, fallecido en junio de este año) no  resuelve el problema, solamente lo expone y lo profundiza, como para decir que este problema del viejo actor y sus locuras no tiene solución. Y funciona, si tenemos un actor tan bueno como éste.

Seguidores

Archivo del blog