02 octubre 2017

Crisis cubana de 1989

Dulces guerreros cubanosDulces guerreros cubanos by Norberto Fuentes


El arresto, juicio y fusilamiento en Cuba en 1989 del general de División Arnaldo Ochoa Sánchez, el militar más distinguido de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, héroe de la República condecorado por Fidel Castro, y ex comandante de las fuerzas cubanas en Angola y el Ogadén, fue un shock que parecía señalar una profunda cisma en el gobierno de la isla. Al final de su juicio por tribunal militar, televisado durante un mes en Cuba, Ochoa y el coronel Antonio de la Guardia, el capitán Jorge Martínez y el teniente coronel Amado Padrón fueron fusilados, acusados de traición a la patria y complicidad con Pablo Escobar en el narcotráfico. Otros — incluyendo el general Patricio de la Guardia, hermano gemelo de Antonio — condenados a 30 años de prisión. Para muchos, estas acusaciones parecían poco creíbles.
Norberto Fuentes, testigo privilegiado por ser amigo de Ochoa y de Antonio "Tony" de la Guardia, y también el escritor preferido de Raúl Castro (según él), aquí da su versión de cómo y por qué surgió esta crisis.
Fuentes escribió este libro en el exilio en 1999, después de haber roto completamente con su antiguo rol de promotor entusiasta del régimen (en muchos libros y relatos) y haber sufrido prisión por su asociación con Ochoa y Tony de la Guardia y otras muestras de disidencia. Hay que tomar todo esto en cuenta, para juzgar hasta qué punto aceptar su relato ahora extremadamente crítico y rabioso con los hermanos Castro. El odio nacido de la enorme decepción con estos dirigentes, y la autoinculpación por su anterior postura, colorea todo lo que cuenta.
En breve, Fuentes argumenta o sugiere : 1, efectivamente, el gobierno cubano tenía acuerdos con narcotraficantes, incluyendo el colombiano Pablo Escobar, para cobrar "peaje" por permitir a algunos pasar por sus aguas territoriales camino a EUA, y que esta política era conocida y aprobada por los hermanos Castro como una manera de conseguir divisas; 2, Tony de la Guardia estaba muy complicado en estas operaciones como jefe del Departamento MC (¿Moneda Convertible?), a través del cual los altos oficiales y otros (incluyendo a Norberto Fuentes, muy allegados a los círculos militares) podían conseguir todo tipo de ítem de lujo, incluyendo carísimos relojes Rolex, reproductores de casetes, etc.; 3, Arnaldo Ochoa, sin embargo, tenía poco a nada que ver con el narcotráfico, aparte de disfrutar de los regalos; 4, que el problema con Ochoa era de otra índole, de índole política, provocado por los enormes cambios que se veían venir en la URSS y por consiguiente en las relaciones del Comecon con Cuba.
Según Fuentes, Fidel veía la "perestroika" de Gorbachov como una amenaza a todo el sistema comunista, y temía que una versión de "perestroika" en Cuba cuestionaría su autoridad como comandante en jefe. Mientras, su hermano Raúl insistía en reformas para no tener que depender tanto de la URSS y su mercado. Cuando el general Ochoa regresó de Angola a principios de 1989, Fidel, obviando la autoridad de su hermano como Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionaras, y considerando a Ochoa casi como un hijo para continuar su legado revolucionario, le ofreció un ascenso a general del Ejercito de Occidente, el máximo puesto en as FAR — irritando tanto a Raúl, ninguneado por su hermano, que amagaba con dimitir. Pero para la gran sorpresa de Fidel, Ochoa puso una condición para aceptar el nombramiento : que tuvieran "una discusión política seria". O sea, Ochoa mostraba que él también estaba a favor de algunas reformas. Y fue eso lo que constituía para Fidel la "traición a la Patria".
Puede ser. Hay mucho material sobre el juicio de Ochoa en Internet, incluyendo grabaciones del juicio en YouTube. Como militar era impresionante, y el juicio televisado tiene que haber hecho una fortísima impresión en todos los cubanos que habían servido bajo su mando en Ángola y otras partes. Esto, ese juicio, fue una de muchísimas cosas que sacudieron Cuba con los enormes cambios en el "bloque socialista" de 1989 y los años siguientes.
¿Hasta donde aceptar la historia según Norberto Fuentes? Yo sí creo muchísimos de los detalles de su experiencia personal, incluyendo el lujo en que vivía esa casta militar, y el seguimiento de ellos por la inteligenia militar por cámaras y micrófonos escondidos y espías oculares. Leo con mayor escepticismo muchas anécdotas y rumores oídos, como por ejemplo el deseo de Fidel de quitar al "Che" Guevara del medio mandándolo a Africa (donde, según Fuentes, Guevara se hizo amigo de Jonas Savimbi, mucho antes de éste ser contricante de las tropas cubanas en Angola) y luego a Bolivia; o el cuestionamiento de la paternidad de Raúl Castro; y el espionaje tipo "voyeur" de Fidel a Gabriel García Márquez.
Otro tema recurrente y hasta insistente es las muestras de virilidad, contada por el número de mujeres "templadas" (fornicadas, en cubano). Es una de las cosas que Fuentes más admira de Ochoa, que podía templar con muchas, incluyendo a veces las esposas de otros oficiales, en una misma noche. De sí mismo y sus multiples relaciones, Norberto Fuentes dice que estaba en "esta época en que no había una mujer que se me resistiera en La Habana de las que yo disponía, cuando quisiera". Tan recurrente ese ese tema, los alardes de virilidad (y hasta la descripción de la pinga de Ochoa, que, según alguna mujer que se lo contó a Fuentes, era "normal"), que es cansino.
Con todo, el libro es una gran fuente de antropología política de esa época, circa 1989, en Cuba — créase todo lo que dice o no.

View all my reviews

Seguidores

Archivo del blog